Como bien sabemos y hemos podido experimentar, enfrentarnos a algo nuevo, en este caso a la realización de un trabajo, a veces resulta algo confuso. No sabemos por donde empezar, qué está bien y qué no, o si vamos en la dirección correcta. Pero, una vez hechos, desvelamos todos los secretos del proceso y perdemos esos miedos que antes nos abrumaban y veremos que es muy fácil.

Desde Ciencia Sanitaria queremos haceros ese camino más sencillo y tratar de aportaros toda la información a este respecto. De este modo, intentaremos conseguir que hacer comunicaciones científicas, artículo o capítulos de libro no sea muy complicado.

En este caso nos gustaría mostraros cómo realizar una revisión bibliográfica, ya que es el formato de trabajo que otorga una mayor amplitud temática y es más sencilla de realizar. Al igual que cualquier otro tipo de trabajo, hacer una revisión bibliográfica es como realizar un puzzle, en el que no puedes avanzar si no encajan bien las piezas. Por este motivo, vamos a especificar los pasos a seguir a la hora de realizar este o cualquier otra modalidad de trabajo.

Seleccionar el tema de la revisión bibliográfica

El primer paso en una revisión bibliográfica es seleccionar un tema, el que queramos. Si esta elección se nos resiste porque no sabemos sobre qué escribir, podemos buscar revistas, libros o cualquier material sobre un tema que sea llamativo, nos guste o nos llame la atención. Esta fase previa nos ayudará a poder seleccionar el tema de nuestra revisión bibliográfica. Una vez que tengamos el tema establecido, es importante detectar las palabras clave que nos van a ayudar a buscar la información. Estas palabras tienen que ser concretas.

Organización de ideas y búsqueda de información

Es interesante, una vez que tenemos seleccionado el tema, en un segundo paso, plasmar nuestras ideas en un guión donde ordenarlas y precisar sobre qué vamos a hablar en concreto. Una vez que tenemos el tema del que queremos hablar claro y estructurado, podemos comenzar nuestra búsqueda de información. 

El buscador más utilizado y más sencillo es Google Académico, aunque podemos utilizar otros. En él podemos introducir las palabras clave que previamente seleccionamos para poder encontrar artículos e información relacionada con el tema. 

Una vez introducidas las palabras clave de la búsqueda, aparecerán los archivos (libros, artículos, trabajos, etc.) que contienen la información que queremos consultar. Es importante que durante este proceso de extracción de información intentemos siempre acceder las publicaciones más recientes y actualizadas, que contengan la información más relevante.

Una vez seleccionadas las fuentes de información leeremos los documentos, que en ocasiones, con leer el resumen o ciertas partes de éstos sería suficiente. 

Redacción del trabajo

Lo más importante antes de ponernos a escribir un trabajo es saber que toda aquella información que hemos consultado, no podemos cortarla y pegarla en nuestro documento. Tendremos que parafrasearla, ya que de lo contrario estaríamos incurriendo en un plagio.

Una vez que tengamos esto claro comenzamos a estructurar toda esta información en los diferentes apartados de los trabajos y a redactarla.

Normalmente todos los tipos de trabajo consistentes en una revisión bibliográfica tienen la misma estructura, que sería la siguiente.

  • Introducción: en este apartado aportaremos información general sobre el tema a tratar. 
  • Objetivo: tendrán que comenzar siempre con un verbo en infinitivo y tiene que ir acorde con la finalidad que tenemos haciendo el trabajo. 
  • Metodología: en este caso sería una revisión bibliográfica sistemática de las principales bases de datos como Google Académico, Pubmed, Scielo o Medline. 
  • Resultados: se trata del apartado más extenso, ya que es donde aportaremos los resultados descritos en los documentos encontrados. Las conclusiones de los trabajos que hemos leído y empleado para la elaboración del trabajo pueden ser de gran ayuda a la hora de completar este apartado. 
  • Conclusión: se trata de realizar un resumen breve de todo lo leído y escrito en los apartados anteriores, aportando una reflexión sobre el tema en cuestión. 
  • Bibliografía: en la bibliografía tenemos que adjuntar la información de aquellos documentos de donde hemos extraído la información, es decir, de aquellos que hemos utilizado para extraer información.

Aspectos a tener en cuenta antes de enviar una revisión bibliográfica

Antes de proceder a enviar cualquier trabajo científico, ya sea un capítulo de libro, artículo de revista o comunicación científica (póster u orla), debemos tener algunos aspectos importantes para ver que cumplimos con todos los requisitos. Estos serían los aspectos:

-Leer siempre la normativa que habla sobre las condiciones y aspectos a tener en cuenta en la valoración y el envío de un trabajo.

– Informarnos la extensión máxima que acepta el trabajo (palabras o caracteres) para no excedernos.

-Conocer el formato en el que se tiene que enviar el trabajo y cómo.