Sabemos que para tener un buen curriculum en el ámbito científico-sanitario, es preciso de tener publicaciones, y éstas pueden ser de muchos tipos: a congresos, revistas, libros, etc. En este artículo, desde Ciencia Sanitaria, os queremos enseñar cómo redactar un buen caso clínico de vuestro día a día para presentarlo en cualquier ámbito. Con el fin de que enriquezcáis vuestra carrera profesional, os invitamos a realizarlo independientemente de vuestra experiencia en el ámbito laboral. Puesto que si estáis finalizando la carrera universitaria o vuestra formación técnica, o si estás ejerciendo desde hace años, publicar os hará crecer profesionalmente.

La presentación de un caso clínico está abierta a multitud de profesionales sanitarios, no sólo los médicos, sino a cualquier profesional que trate con pacientes. Consideramos que es una publicación sencilla de realizar, y accesible a cualquier profesional, por ello la realización de este artículo y que seais capaz de publicar siguiendo los pasos e indicaciones que os facilitamos a continuación. Aunque siempre tenemos que tener en cuenta la normativa vigente de dónde pensemos publicar. Esta nos informará de la extensión máxima, el formato, incluso de los apartados concretos que dispondrá.

¿QUÉ CASO CLÍNICO PRESENTO COMO TRABAJO CIENTÍFICO?

Cualquier caso clínico con el que te enfrentes en tu día a día es posible adaptarlo para poder publicarlo. Sólo hay que enfocarlo desde una perspectiva científica y formativa para el resto de profesionales sanitarios. Por ejemplo, en mi práctica diaria me enfrento a un paciente, con una patología común, pero el manejo que se lleva a cabo de la misma considero que es relevante para el buen control del paciente. Podríamos redactar este caso enfocándolo hacia la importancia del manejo sistemático de la patología.

De este modo, podemos escoger como caso clínico, a pacientes con: patologías comunes, patologías raras, manejos de las patologías, la importancia de la exploración física, diagnóstico diferencial, etc. A todo caso clínico se le puede dar un enfoque para presentarlo como trabajo científico.

¿CÓMO SE REDACTA UN CASO CLÍNICO?

Debemos de saber que los casos clínicos tienen ciertos apartados esenciales: título, introducción, caso clínico y conclusión-discusión. Dependiendo del enfoque que le demos a nuestro caso, deberemos de redactar resaltándolo en el apartado de caso clínico.

El título debe de ser llamativo, breve y claro, debe de seducir a los lectores.

En la introducción, debemos de presentar la patología. Hablando sobre la epidemiología de la misma, la repercusión que tiene, la importancia de conocerla, así como su afectación en el ser humano. Debemos de justificar la elección del caso, bien por su repercusión clínica o implicación en la salud. Dependiendo del tipo de trabajo científico que estemos elaborando, puede ser más o menos extensa, pero siempre contextualizando el caso clínico. Por ejemplo, para un congreso, suele estar limitada la introducción en 100-200 palabras, y sin embargo, en la redacción de un caso clínico para la publicación de una revista, la introducción puede ser de hasta 1000 palabras.

En el apartado de caso clínico, debemos de redactar de forma cronológica los sucesos relacionados con el caso. Desde el motivo de consulta del paciente, la anamnesis, exploración física, los antecedentes personales del paciente relevantes para el caso clínico, el procedimiento diagnóstico, diagnóstico diferencial, juicio clínico, hasta el tratamiento si procede.

En la discusión-conclusión, debemos de indicar y relatar la importancia de la exposición y elección del caso clínico para el conocimiento de la patología. Debe de contener al menos un mensaje que clarifique aspectos discutibles. Así como dejar recomendaciones para el manejo de pacientes similares o incentivar estudios y proyectos futuros en la línea del caso.

APORTACIÓN AL PRESENTAR UN CASO CLÍNICO

Redactando y elaborando un caso clínico como trabajo científico, podemos aportar conocimientos, tanto a nosotros, por estudiar y conocer más la patología sobre la que estamos trabajando, así como a nuestros compañeros, evidenciando un manejo actualizado y evidenciado científicamente. Además, también permite dejar entrevisto los aspectos más discutibles o que creen mayor controversia a la hora de enfrentarse a un paciente similar. Fomentando el estudio hacia vías aún no clarificadas o no evidenciadas en la bibliografía más reciente.

Para que sea exitosa la publicación de un caso clínico, el autor debe de investigar previamente la patología, conocer sus puntos fuertes y débiles, para saber cómo enfocarlo. Además, ofrecer a los lectores un punto novedoso sobre el caso. Ya sea por ser una patología desconocida, por un manejo fuera de lo común, un gran diagnóstico diferencial o con una gran repercusión en diferentes líneas de investigación científica.